jueves, 28 de febrero de 2008

De museos por Bogotà

Esta mañana ha sido muy provechosa. Y es que no hay nada mejor que coincidir con compis que tengan ganas de conocer Bogotà y las muchas actividades culturales que èsta te ofrece.
La primera parada ha sido en el Museo Botero. ¡Fantàstico!.



Con la manota que, a modo de saludo, recibe a los visitantes.

A pesar del nombre, no sòlo ofrecìa multitud de obras del gran artista paisa, sino que se podían admirar obras de Picasso, Dalì, Miró, Matisse, Klimt, Degas, Renoire y Balthus entre otros muchos.
Botero me parece un artista genial, no sòlo por su original propuesta de orondas formas, sino porque su dibujo destila un aire naïf muy risueño e ingenuo cuyas imàgenes remiten a veces al realismo màgico de la literatura hispanoamericana.
Lo que màs me gusta son las reinterpretaciones de iconos de la pintura:


Una corregida y aumentada Gioconda con un aire de lo màs campechano.




Hasta Mari Bàrbola, mi freaky favorita, ha sido homenajeada por el colombiano.



¿Alguna vez ha habido un bodegòn màs golosito y rebomby? Ñam, ñam...


¡Si es que hasta la mismìsima Muerte se ve sanota, coño!



Al lado se encuentra el Museo del Oro, en el que se expone una interesante muestra de orfebrerìa precolombina.




Muy curioso ver animalillos en miniatura labrados en oro con gran minuciosidad.



Desde guepardos....



cocodrilos....



...tucanes o algo...



...raninas graciosinas....



hasta vasijas con forma antropomorfa sospechosamente similar al anime japonès...



...o no parece èsto un Pokemon precolombino en botijo style?




A la hora de comer preferimos quedarnos por aquella zona, el barrio de la Candelaria.



Donde degustamos una exquisita Bandeja Paisa en el comedor del moderno y tecnologico Complejo Universitario.



Frijoles, arroz, huevo frito, aguacate, bananos fritos, chorizo, chicharrones y carne.



Culminamos la tarde subiendo en funicular a la hermita de Monserrate, (sì, acabado en e) en lo alto de un elevadìsimo cerro desde el que se divisaba toda la ciudad, con sus rascacielos, edificios y barrios.



..................
Y mañana màs…

11 comentarios:

Pasaelmocho dijo...

¡¡¡ Te robo la Gioconda, wapo !!!

Peritoni dijo...

Me encanta Botero y envidio tus recorridos por esos mundos.
Te ves repapito en las fotos ;-))

raangul dijo...

joder!! que eenviiiiidia me dais los azafatos con eso de que conoceis el mundo al completo.. Los demás necesitariamos varias vidas con todas sus vacaciones y sus sueldos juntos para conocer tanto. fu
está bien eso de dar la cara

-marsonico- dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
-marsonico- dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
-marsonico- dijo...

Raninas grough grough grough!!!!! Y pokémon como botijos, mouuuuuuughj!!!!!!!!!!!!!! Qué divertidos son todos!!! Espero que hayas hecho fotos de la Iglesia del Carmen que hay en La Candelaria, una que es a rayas rojas y blancas como si fuera un payaso ^o^ Botero es uno de mis pintores favoritos, de hecho creo que utilicé el cuadro del bodegón en uno de mis posts de antaño, estoy seguro. Y qué rebonito sale mi ñi en las fotos... Ah, y yo he sido el que ha eliminado dos comentarios anteriores a éste porque creo que lo que puse mejor te lo digo in person ;)

coxis dijo...

mira qué cara más felizota (léase felisota por lo del asento) se te ve en las instantáneas!

Gunillo dijo...

PASAELMOCHO, robe, robe, que hay confianza!

PERITONI, a mi tb me encanta este artista, superoriginal, verdad? Creo que ha conseguido lo que pocos: hacer una obra reconocible al instante.

RAANGUL, bueno...eso depende. Hay veces q estamos apenas 24 horas en el pais, con lo que sales poco del hotel entre el cansancio y los cambios horarios. Aunque esta vez si he podido disfrutarlo!

MARSONICO, groughhh! Y no te comiste el bodegon? Tan golosito....menudo!

COXIS, bieen felisota mi amol a pesar de la cara de cansansio!

-marsonico- dijo...

Me estoy acordando del gato de las fotos, el que parecía otro Pokémon, marramiaughj!!!!!!!!!

Arwen dijo...

Tu entrada me ha dado un hambre horrorosa y ganas de ir a Bogotá. No se pueden leer estas cosas nada más llegar del gimnasio sin haber cenado, hombre, hay que avisar... Es que me comía hasta el bodegón pintado...

Arwen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.