miércoles, 2 de abril de 2008

Los electroduendes

Uno de los programas que más han marcado la infancia de aquéllos que a día de hoy rondamos la treintena fue la mítica La Bola de Cristal. A lo largo de unas tres horas del sábado por la mañana, se iban sucediendo consejos prácicos para la vida -solo no puedes, con amigos sí- aderezados con breves apuntes de cultura general, Historia, entrevistas, videoclips de actualidad, series, divertidos gags protagonizados por Pablo Carbonell, Pedro Reyes y la inefable Olvido...todo ello impregnado con grandes dosis de humor, inteligencia, vanguardismo y cierta ambientación gótica.
La sección que más me gustaba era si mal no reduerdo, una de las primeras: los Electroduendes; míticas marionetas de duendes de estética feísta que representaban las ciencias audiovisuales y hablaban en una divertida jerga electrónica.
La Bruja Avería, capitalista y malvada con la voz de Ángela Channing.
La bobina e inconsciente Hada Video, ceceante como Rajoy.
Maese sonoro, el gran orejotas, tierno e ingenuo.
.
Maese Cámara, quisquilloso y miope.
.
El Hada Truca, alter ego de Alaska. Frívola y cinéfila.
La grandeza de los Electroduendes estriba en las distintas lecturas que se podían hacer de su trama. Así, mientras un niño disfrutaba con las andanzas de estos personajes, los más mayores adivinaban entre líneas una lectura ideológica donde la Bruja Avería, malvada y capitalista, (acompañado a veces por el babeante Amperio Felón) amedrentaba a los Electroduendes, trabajadores sindicados.
La gran baza a favor de los Electroduendes era el marco histórico en que se desarrolló: unos años ochenta progresistas, rebeldes e iconoclastas que bebían directamente de la libertad de la postmovida madrileña; un progresismo, en definitiva, inteligente; no un progresismo de cejas siniestras, de untados y de crispación.
Un programa infantil con trasfondo político, sería absolutamente impensable en estos días de mediocridad, dominados por la castrante Corrección Política, una de las peores censuras del s.XXI y que encima cuenta con el beneplácito general.

Por todo ello y gracias a que los 80 fueron lo que fueron, La Bola de Cristal y Los Electroduendes, auténticos referentes icónicos, han sido con toda seguridad el mejor programa infantil-juvenil en España de todos los tiempos.

15 comentarios:

Marsónico dijo...

Els electroduends!!!!!!!!!! Qué post tan rebonito has hecho hoy!!! Ya sé que es muy típico decirlo, pero es que realmente para los niños que nacimos en los años 70, este programa fue un gran referente y una ventana al mundo distinta a lo que se hace ahora (no es por nada, pero a los niños de ahora se les trata un poco como a gilipollas). No creo que ahora me interesara tanto como entonces, pero es cierto que ha pasado a los anales de mi historia como lo que tú dices: el mejor programa infantil-juvenil de todos los tiempos. La transición no pudo traer mejores cosas.

Marsónico dijo...

... y precisamente anoche, tras haberme metido en el cuerpo una cantidad ingente de vídeos de Alaska y el Vaquerizo vía Youtube, me di cuenta que es el icono al que más tiempo he admirado: desde "La bola de cristal" hasta hoy en día (tras un período de tedio por lo comerciales que se habían vuelto, ahora me he reconciliado de nuevo con ella). Y la Bruja Avería... qué divertida era! Yo tenía los muñecos de los dos Maeses, el Hada Vídeo y la Bruja Truca. Por mi trastero deben estar. Ah! Y también me hice fan de La familia Munster gracias a este programa!

coxis dijo...

pero qué chula era la bruja avería

"Papaíto, en un segundo te dinamito"
"Barro mi casita, huelo a dinamita"
"Este es mi sino y mi destino, pondré un casino y fundiré a esos bobinos"
"Viva Hacienda"
"Vivan las Superpotencias"
"Mis natillas son de pesadilla y mis gazpachos son de empacho"

Ay... La Bruja Avería...
Y la bruja Truca y el hada vídeo y maese cámara y maese sonoro

éste no lee
éste sí que lee
éste tampoco lee
ésta sí que lee
si no quieres ser como ésos... ¡lee!
Gracias por evocar tan bonitos recuerdos

Y offtopic me pregunto: ¿qué hace Alaska en libertad digital? ¡y que no diga que es una boutade (frasecita que le gusta mucho)!

Marsónico dijo...

Sí, eso mismo digo yo, Coxis, que empezó por subirse al carrito de las marcas carísimas (que si Dior, que si Louis Vuitton...), y ya va por colaboraciones con Jiménez Losantos. Miedo me da lo próximo.

Peritoni dijo...

Jo, yo, que sería tu hermano mayor, te aseguro que me encantaba este programa pese a no ser niño. Qué buenos años aquellos, y tienes razón, no recuerdo que nadie pusiera el grito en el cielo por todo lo que se decía y se suponía en aquellos diálogos. Igualito que hoy.
Lo que has escrito te ha quedado niquelado, enhorabuena.

Peritoni dijo...

Te cito y te copio-pego en mi blog, espero que no te importe.

Argo dijo...

Todos los que vivimos aquella época recordamos con cariño aquellas mañanas de sábado. Hoy sería impensable un programa tan libre en televisión y menos dirigido a los niños. Además incluía algunas series clásicas como Los Monsters que eran realmente divertidas, por no hablar de la buena música que ponían, ¿os imaginais a alguien parecido a Santiago Auserón hoy en día cantando en un programa infantil/juvenil?. No, es más fácil engancharlos a OT y forrarse con los mensajes al móvil.

raangul dijo...

que envidia me dais los niños de los 80!! jo!1

oveja dijo...

totalmente de acuerdo, y ese kiko veneno de frankestein..qé recuerdos..

Casiopea dijo...

Qué añoranza de aquellos sábados por la mañana viendo "La bola de Cristal" y jugando al "Monopoly" con mis hermanas. Después un buen rato de sesión de maquillaje (con boli) y peluquería a mi querida Nancy, alguna que otra carrera calle arriba jugando "al coger", un almuerzo de esos que sólo una madre hace y así pasaban los días de una infancia que cada vez va quedando más lejos.
Me cago en to!!! qué vieja que me hago.

Miss Ketchup dijo...

Pues desde luego, ahora pensar en un programa así que haga pensar tanto a niños como adultos, serían impensables, más que nada por la censura que tenemos hoy en día; es más fácil poner programas como los Lunnies, que anulan a los niños y la sociedad se conforma con esa forma educativa.

Cuán bien vendría tener un poquito más de estos programas!!!

Con respecto a Alaska, me parece estupendo que si tiene dinero, se compre lo que ella quiera, que para éso se lo ha ganado; ya lo dijo ella una vez en la tele, tras sacar unas imágenes suyas en un programa donde la criticaban por ir de compras con su marido por ciertas tiendas exclusivas de la capital, voy donde me da la gana y sin necesidad de aparentar ni de ser ostentosa, vamos! Ahí la teníais, con la cara lavá y recién peiná... Mario iba un poco más maquillado, pero joder, que haga lo que le salga del mismo potorro, leñe!

PD: Cuando éramos pequeñas, Alaska tenía una terraza disco-pub al que nosotras, a la corta edad de 8 años, ya íbamos a quemar la pista y era un encanto de mujer verla como bailaba con nosotros, los niños de la terraza, y ver lo buena gente que es. Ése es uno de mis mejores recuerdos de ella en pleno final de los 80, menuda! Mira que nos veía todos los fines de semana y todos nos firmaba autógrafos en las servilletas de papel!

PD2: También a esa edad impacta ver un escote como el suyo!

Besitos!

Marsónico dijo...

Rebonito!!!!!!!!!!!!!!!! Cucamono!!!!!! A la platja!!! Sip!!!!! Con los mangoletinos, el mentolín, la camarina... sproughj!!! Jajajaja :P

chapasmuertas dijo...

El viernes 18 de Julio, fiesta de la Bola de Cristal en Undead Dark Club, Barcelona, os esperamos.

www.myspace.com/undeaddarkclub


saludosss


www.chapasmuertas.com

montorelio dijo...

totalmente de acuerdo! lo que me reía con los electroduendes! Y recuerdo del programa: una vieja le decía a dos jóvenes (chico y chica) morreándose en un banco de un parque: "si haces esto ahora, ¿que harás cuando séas mayor?", y ellos le respondían: "lo mismo, pero mejor". ¿No es para un Oscar? ¿En algún programa infantil actual cabe eso?

Anónimo dijo...

Pijus Erectus dijo:

¿Quién dijo que los electroduendes no existen en el mundo real? Ha sido avistado uno viajando en avión. Hay imágenes inéditas grabadas por un aficionado con un teléfono móvil.