jueves, 24 de junio de 2010

Regreso al pasado.

He aprendido que no sirve de mucho un curriculum en épocas de bonanza y que no sirve de nada en épocas de crisis. Una amistad, un contacto, un conocido, te puede resultar más beneficioso que 100 currículums dejados de manera anónima por internet o incluso entregados a mano en las empresas.
Este año, desde que la Cometa dejó de volar definitivamente, he tenido ocasión de retomar mi faceta de diseñador gráfico en varios proyectos; como el que surgió para Florín mi amigo ex-cometo que ha emprendido una nueva carrera de empresario ( y con el que, casualidades de la vida, había coincidido años atras en la inefable Horror y Miserias).
Y cuando parecía que la marcha por el desierto laboral se haría larga...tachán! De nuevo, a través de contactos, sin mediar curriculum alguno, la arena del desierto se ha transformado en verde vergel.
Mi vuelta a la empresa financiera en la que conocí a Marie Chantal de la Fontlabré, a Miss Ketchup y a tantos otros, ha dejado boquiabierto a más de uno, empezando por mí mismo. Como si el tiempo no hubiera pasado, retomo el puesto que dejé cuatro años atrás, cuando una mala racha empresarial me hizo mirar al cielo y emprender una nueva vida en el aire.
De nuevo vuelvo a tareas de administrativo, elaborando informes de producción, reporte de ventas, calidades, cierres... aprendiendo mucho y trabajando más que nunca.
Aunque la historia continuará....

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Fantastico

Casiopea dijo...

Espero que hayas tenido un buen verano. Besito desde las estrellas.

Miss Ketchup dijo...

He vuelto a la blogsfera...!