viernes, 21 de julio de 2006

Esos deberes....

Este año Star y yo hemos decidido hacer los deberes cuando estemos en Paris. Qué es eso de hacer los deberes? Pues es un término acuñado en su día por Cristinita Bodelón que hace referencia a lo que uno se obliga a hacer, con más o menos ganas, para no llevar una existencia anodina.
Mi tendencia natural es la abulia (no confundir con bulimia) un estado anímico dominado por la apatía, la desgana, la neofobia, el miedo hacia lo nuevo, lo desconocido. Una situación que me hace preferir antes lo malo conocido a lo bueno por conocer; que interfiere en el desarrollo tanto de lo personal como de lo profesional, y que se extiende por todos los aspectos de mi vida. De ahí que este blog se llame Miro la vida pasar... porque eso es lo que precisamente hago. La letra del tema "Miro la Vida Pasar" de Fangoria me resume a la perfección.
-
En muchas ocasiones me obligo a hacer cosas para que mi vida se mantenga más o menos oxigenada, y no me refiero a los potingues decolorantes que de vez en cuando me echo por la cabeza, sino a experiencias, contactos, relaciones y anécdotas. Mi tendencia me hace recluirme en casa, pero me obligo a salir; mi tendencia me lleva a la soledad, pero me obligo a relacionarme. A veces los deberes salen bien y me mantienen vivo, pero otras veces me rebelo contra mí mismo y me encierro en la crisálida hasta nueva orden.
Ya sé que puede sonar raro, pero si no fuera por los deberes, creo que jamás habría hecho nada digno de mención en estos 29 años de pasividad vital.
....
Bueno, pues Star, que es otra neófoba de mucho cuidado, ya me ha advertido que este año tenemos que superar lo de Marraquetch. Este año nos informaremos de los monumentos que hay en Paris, de la ruta más idónea para visitar el mayor número de cosas, y mantendremos un horario férreo de callejear y de fotografiarlo todo.

¿Y qué pasó en Marraquetch?
* pensamos llevar toallas y protección para no quemarnos en las impresionantes playas de Marraquetch, hasta que nos dió por mirar el mapa el día antes de nuestra partida, y descubrir que Marraquetch es de interior.
* hasta estar allí no nos dimos cuenta de cuántos días debíamos de estar en el Hotel (sic).
* nos pasamos la mayor parte del tiempo en la piscina del hotel viendo al chulazo del socorrista mientras que nuestro grupo brujuleaba por las calles a 50 grados.
* no nos quedó claro si visitamos el zoco, porque aún hoy no tenemos muy claro si pasamos por allí o no... en fin.

Fue un viaje maravilloso, irrepetible y divertidísimo pero de dos descerebradas en apuros al estilo Romy & Michell.

7 comentarios:

MariFashion 100% dijo...

Me debe de pasar lo mismo que a ti, y la verdad no sé que nombre tenía esa especie de acojone por salir a lugares que desconoces.
Pues bien, es por ello que salgo poco de mi lugar de residencia, es que no sé hacer turismo, llegó a los sitios , me quedo en el hotel sin saber por donde empezar las exursiones, nos damos una vuelta, un monumento allí de no se quién y que ya ni me acuerdo y otro monumento allá.
Oigaaaaaa........ así salir resulta aburridisimo.
A ver señores,creo que será cuestión de ir a que te asesoren, y te enseñen hacer turismo en un buena agencia de viajes, tiene que ser eso, la falta de información.
Por lo tanto, el año que viene, antes de salir de Madrid, intentaré organizarme de otra manera y me obligaré hacer los deberes, es decir, cumplir con los planes previstos, cueste lo que cueste a lo mejor,me gusta y todo.

coxis dijo...

tú tranquilo que cuando uno viaja no tiene que estresarse si no te apetece, además si te pasas todo el día monumento va monumento viene te saturas (aunque yo reconozco que soy de ésos, de a las 10:30 tenemos que estar en Versalles, a las 11 en el Louvre y a las 11:30 en la Place Vendome)

P.D.: adoro Romy & Michele!

-marsonico- dijo...

Gunillo, "Romy y Michele" es una de mis pelis favoritas, jijiji... me encanta cuando se disfrazan de Madonna o cuando conducen aquel viejo coche cuyo tubo de escape explotaba cada dos por tres. Debo decirte que en tu último post no se pueden dejar comentarios, no me aparece la opción. Lo has hecho tú así de moderno? Posts que no se pueden comentar? ;P

Gunillo dijo...

Es que mi blog me está dando problemillas a la hora de subir imagenes...

MariFasion 100%, mi miedo no es sólo a recorrer mundo turísticamente hablando, es una fobia presente en el dia a dia, hasta a la hora de cambiar de curro, de piso...me estresa todo!!!
Coxis, es que si no me impongo a mi mismo, en vez de estar monumento-va monumento-viene soy capaz de estar cocacola-va cocacola-viene en una terracita de los C.Eliseos toda una tarde!!
Marsy, con mis amigas siempre acabo desarrollando un peligroso paralelismo a lo Romy y Michele en versión ibérica. Te ha gustado mi homenaje a la "Veulerie" (apatía)?

meltorm dijo...

como te comprendo Gunillo.

a mi me pasa lo mismo, soy "cocoonista" (puede traducirse el palabro como "capullo") al máximo. Suerte que tengo un marido y amigos que no me permiten recluirme demasiado tiempo; aunque por gusto propio "tiraría la llave de casa por la ventana".

cuando viajo, me gusta comer, salir por la noche, sentarme en los sitios a ver pasar la gente, todo con mucha, pero úuuuucha tranquilidad, paz y sosiego...lo jodido es que tengo un marido planficador que me organiza los días desde primerísima hora de la mañana con lo cual todo se transforma en una especie de pacto con capitulaciones y rendiciones donde uno cede hacía el terreno del otro. (al final, los dos salimos ganando).

(el próximo viaje organizado creo será a la Warner de Madrid, así de pronto y cuando me lo contaron me entró un pa´nico de cojones: pero...¿que coño hago yo en la Warner rodeado de niños, pollos amarillos y conejos maricas?...aunque cuando vuelva seguro contaré maravillas).

Gunillo dijo...

Meltorm, veo que me entiendes a la perfección. Con esos pequeños detalles con los que nos obligamos a salir del cocoon se va hilando una vida más dinámica, divertida y rica, al menos exteriormente, porque la riqueza está en uno mismo....pero claro, hay que proyectarlo hacia afuera!

Anónimo dijo...

Jo, menos mal que veo que hay gente que siente lo mismo que yo. Además uso la misma frase que tú, Gunillo. Siempre pienso que me limito a ver la vida pasar e intento hacer cosas para "llenar" mi vida. Y me obligo a apuntarme a cursos que dejo a los dos días, a salir de marcha aunque acabo volviendo a casa a las 12... Es demasiado complicado, es más fácil dejar que las cosas pasen y sentarse a verlas.